Las islas flotantes del Lago Titicaca

El lago Titicaca alberga en sus aguas el resultado de una cultura milenaria, que debió construir islas flotantes para poder escapar de los Incas.

Este tipo de construcción pertenece a los Uros, quienes ya desaparecieron, sin embargo indígenas aimaras han continuado la tradición y siguen manteniendo y haciendo nuevas islas.

Están elaboradas en base a una planta acuática llamada "totora" y se crean bloques de unos 2 o 3 metros de espesor los cuales anclan con palos al fondo del lago para evitar que de desplacen; encima construyen un tipo de vivienda con el mismo material.

En la actualidad casi todos lo habitantes se han trasladado a tierra firme, usando estos asentamientos acuáticos para exponerlos turísticamente, trasladando a los visitantes alrededor de ellas en una embarcación similar a la góndola.