Revelan casos en el cine y la vida real de encuentros entre estrellas de cine que donaron sus espermios y sus hijos

Parece una broma, pero fue requisito de laboratorios la donación de esperma a cambio de una suma de dinero. En realidad, un negocio. La fertilización in vitro tuvo su estallido que, por supuesto, llegó al cine. Y continúa en la vida real.

Peter Ellenstein, actor y director teatral de 57 años, tomaba desayuno cuando recibió un mensaje de texto que cambió su vida: una joven le escribía clamando que era su hija. En tiempo de “vacas flacas” había donado esperma de manera anónima a un laboratorio durante seis años: le pagaban 75 dólares de la época. No sólo fue un mensaje: a través de exámenes de ADN lo rastraron por la Web 23andme y 24 jóvenes entre 17 a 30 años lo ubicaron ¡clamando ser sus hijos! Han tenido oportunidad de conocerse y compartir en el estado de California en Estados Unidos.

En Netflix puedes encontrar una comedia negra titulada: “Los niños están bien” (The kids are all right, 2010) que cuenta la historia de un hombre (Mark Buffalo) que es contactado por dos hermanos, hijos adoptivos de una pareja de mujeres en unión civil o lesbianas, que buscan su origen biológico y paulatinamente lo integran a la familia. Este “padre de laboratorio” se encanta con una de las madres (contundente papel a cargo de la actriz Julianne Moore) y la película desata una serie de aventuras sobre el amor y las opciones de género.

Dos historias que contrastan la ficción con la realidad.

Y tú, ¿donarías tu esperma?

Video Destacado