¡Destinos del mundo! Montreal, la isla multicultural de Canadá

Cercana a la frontera de Canadá con los Estados Unidos de América, y asentada sobre una isla ubicada entre los ríos San Lorenzo y de las Praderas, se encuentra una de las ciudades francófonas  más habitada del mundo: Montreal.

Montreal es la segunda ciudad más poblada de Canadá, ubicada en  la provincia de Quebec y resalta por ser uno de los principales centros industriales, comerciales y culturales de Norteamérica. Con más de 4 millones de personas, procedentes de diversos países, le dan una amplia multiculturalidad, expresada en etnias, religiones, creencias y costumbres venidas de variadas regiones del planeta.

Su nombre viene del Mont Royal, el monte en cuya cima se colocó una cruz en homenaje al Rey Francisco I. Junto con los descendientes franceses e ingleses, coexisten comunidades irlandesas, italianas, judaicas, griegas, árabes, hispánicas, haitianas, hindúes, chinas, alemanas y portuguesas. La ciudad se extiende por un radio de unos 40 kilómetros aproximadamente, en la que se combinan las arquitecturas antiguas y modernas.

Cuenta con el complejo subterráneo más grande del mundo: el RÉSO.  Es una red peatonal de alrededor de 30 kilómetros de túneles.  En su zona más antigua guarda una de las reliquias arquitectónicas más representativas, la iglesia Notre-Dame de Montreal. Cuenta con cuatro museos de naturaleza: el Jardín Botánico, el Planetario, el Insectario y el Museo Natural, conocido como el Biodôme. Éste es un museo vivo, que tiene una combinación de zoológico, acuario y jardín botánico.

Como destino turístico, Montreal ofrece el esplendor de una metrópolis que conserva sus bellezas naturales, y regala la diversidad de culturas y tradiciones que alberga en su seno, con una riqueza gastronómica que combina los sabores de todos los rincones del planeta.