Siete razones por las que los turistas aman Viena

Viena es la capital de Austria, situada a orillas del río Danubio, y con poco más de 1.7 millones de habitantes. Ocupa el primer puesto en el ranking de las ciudades con mejor calidad de vida, debido a su conocido orden, limpieza, seguridad y alta eficiencia de los servicios públicos, así como por su cultura y entretenimiento.

Viena fue la octava ciudad más visitada de Europa, y está acostumbrada al turismo, por lo que están todas las comodidades para disfrutar de un excelente viaje. Aquí compartimos siete lugares que debes conocer en la ciudad, y que de seguro te enamorarán:

 

Palacio de Schönbrunn: Era la residencia de verano de los Habsburgo (Casa real hasta 1918), y también es conocido como el “Versalles Vienés”. Está situado a unos veinte minutos del centro de Viena, y es uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Desde una de sus colinas se puede apreciar una hermosa vista del conjunto del palacio y sus jardines de estilo francés. Fue nombrado Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1996.

 

Ringstrasse: Es una avenida circular que rodea el centro de Viena, inaugurada por el emperador Francisco José (1830-1916), y que acoge gran parte de las obras arquitectónicas más emblemáticas de la ciudad: la Ópera, el Parlamento, la Municipalidad y la Universidad, además de salones de la nobleza y el Palacio imperial Hofburg.

 

Nashmarkt: Es un mercado “callejero” que está situado cerca del centro de la ciudad. A lo largo de dos kilómetros se pueden encontrar más de 120 puestos en los que se puede degustar la comida típica de Viena. Abre todos los días y el sábado además se organiza un pequeño mercado, aunque muchos aconsejan no ir los sábados, ya que hay demasiada gente.

 

Cafés de Viena: Forman parte de la vida de la ciudad. Son lujosos, pero acogedores. No puedes ir a Viena y no conocer varios de ellos. El Café Landtmann fue inaugurado en 1873, siendo considerado como el café más elegante de la ciudad. El Mozart fundado en 1794 y fue totalmente renovado en los años 80. El Café Sacher está situado en el hotel del mismo nombre, y es famoso por ser donde se creó la legendaria tarta Sacher. Sin embargo, ninguno de ellos es lo que podríamos decir “barato”…

 

Catedral de San Esteban de Viena: es la iglesia principal de la archidiócesis de Viena y la sede de su arzobispo. Está situada en pleno centro de la ciudad, en la plaza de San Esteban (Stephansplatz). La iglesia tiene una placa en homenaje a  Wolfgang Amadeus Mozart, ya que en ella se casó, bautizó a dos de sus hijos, y su funeral fue celebrado en una de las capillas.

 

Galería Belvedere: es un museo de arte situado en el Palacio Belvedere, donde se puede apreciar una impresionante colección de pinturas imperiales. Al visitarlo también se puede disfrutar de sus enormes y hermosos jardines, que tiene fuentes, esculturas y laberintos de árboles.

 

Hundertwasserhaus: Es un complejo residencial municipal, construido entre 1983 y 1985, que destaca por su diseño, obra del artista Friedensreich Hundertwasser. Este lugar es una de las principales atracciones de Viena y forma parte del patrimonio cultural de la ciudad. Se encuentra muy cerca del parque de atracciones Prater (el parque de atracciones más antiguo del mundo).

Video Destacado